El asegurado debe cumplir con una serie de requisitos en caso de sufrir un siniestro. En todos los casos encontrará una rápida respuesta de la compañía, tanto para aplicar la esencia de la póliza contratada como para activar las coberturas adicionales. Ante la eventualidad de un hurto, un siniestro usual en materia de Seguros para El Hogar, los procedimientos a seguir son los siguientes:

– Inmediatamente de advertido el hurto, debe realizarse de forma telefónica la denuncia ante la compañía, sin importar el día y el horario. En ese instante el asegurado debe especificar los daños que sufrió el hogar al ser vulnerado (roturas de ventanas, puertas, etc.). También debe hacerse la denuncia a la seccional policial correspondiente.

– La compañía responderá con celeridad, enviando técnicos con la finalidad de reparar los daños sufridos (comienzan a regir las coberturas adicionales del seguro contratado).

– Además de los operarios encargados de solucionar las roturas, la compañía enviará un inspector a fin de constatar los daños generados y levantar las denuncias de los artículos robados. El inspector procede a elaborar un parte.

– La compañía ingresa la denuncia en calidad de siniestro y procede a transferir el caso a un liquidador, quien cotizará los artículos robados. La compañía siempre repondrá al asegurado con la compra de artículos nuevos, es decir a estrenar.

– Finalizada la liquidación, la compañía cita al asegurado para cobrar el seguro. Al cliente se le paga de dos maneras: en efectivo y con órdenes de compra para retirar los artículos en un comercio preestrablecido.

MAPFRE le garantiza a sus asegurados una pronta respuesta, permitiendo reponerse rápidamente de un siniestro.