Skip to Content

Equipos Electrónicos

Fijos

El seguro entra en vigor en el día y hora indicados en las Condiciones Particulares de la póliza y se mantendrá así hasta lo definido en el contrato, llegando a renovarse automáticamente por una prórroga de igual duración si ninguna de las partes se opone.

Cualquiera de las partes tiene derecho a rescindir el contrato cuando lo considere conveniente, sin rescindir causa, siempre comunicándolo por escrito, siendo válida la comunicación efectuada por carta certificada o telegrama colacionado.

El asegurado tiene el deber de declarar todas las circunstancias que puedan influir en la valoración de riesgo de acuerdo con el cuestionario o solicitud que le presente el asegurador. Además, la variación de las circunstancias en que se encuentren los bienes asegurados también debe comunicarse al asegurador cuando determinen una agravación de las mismas.

La enunciación de los valores indicados en la póliza no sirve como prueba de la existencia de los objetos ni de su valor al producirse el siniestro. El asegurado está siempre obligado a justificar tanto la existencia de los objetos como la cuantía de la pérdida efectiva por la que pretende indemnización.

La Compañía asumirá en función de las garantías contratadas la compensación de los daños sufridos y no estará obligada a indemnizar o reparar por un coste superior al de la suma asegurada o al del límite aplicable al bien dañado. Por su parte, el asegurador pagará el importe de la indemnización debida en un plazo máximo de treinta días una vez cumplidas las condiciones particulares del contrato.

Ir arriba