Skip to Content

Equipos Electrónicos Móviles

Equipos Electrónicos Móviles

MAPFRE ofrece una serie de recomendaciones de uso para los clientes que hayan contratado el Seguro de Equipos Electrónicos Móviles.

Para poder acceder correctamente a todas las prestaciones del Seguro de Equipos Electrónicos de MAPFRE es importante seguir una serie de recomendaciones de uso. Detallamos las más importantes a continuación:

  • El asegurado debe tomar todas las precauciones razonables para evitar los daños y cumplir con los requerimientos, especificaciones, instrucciones y recomendaciones del fabricante.
  • El asegurado tiene que tomar las medidas de seguridad necesarias para evitar el robo, así como informar sin demora a la Compañía el pedido de convocatoria de sus acreedores o de su propia quiebra.
  • En caso de siniestro, el asegurado debe interrumpir el funcionamiento de cualquier elemento del equipo dañado hasta que haya sido reparado. También es necesario denunciar y presentar declaración inmediatamente de conocido el siniestro a las autoridades competentes.
  • En caso de robo y/o hurto, el asegurado deberá cooperar en la identificación de los autores y permitir a la Compañía el acceso al lugar donde se encuentran los objetos asegurados.
  • Si el asegurado incurre en reserva o inexactitud en algún dato que pueda influir en la valoración del riesgo, la Compañía puede rescindir el contrato.
  • Será nulo el contrato si en el momento de su contratación no existe el riesgo o ha ocurrido el siniestro.
  • Cualquiera de las partes tiene derecho a rescindir el contrato sin expresar causa siempre que se realice por escrito.
  • La variación de las circunstancias en que se encuentran los bienes asegurados debe ser comunicada a la Compañía cuando determinen una agravación de las mismas.
  • El asegurado debe poner a disposición de la Compañía todos los bienes que se recuperen después del siniestro y por los cuales hubiese recibido indemnización.
  • El asegurado no podrá hacer abandono total o parcial de los bienes asegurados, ya se encuentren afectados por el siniestro o no.
  • La Compañía pagará el importe de la indemnización debida al asegurado en un plazo máximo de 30 días después de que éste haya cumplido todas las obligaciones establecidas.
  • Si la suma asegurada para cada bien en el momento del siniestro es inferior a su respectivo valor de reposición a nuevo, el asegurado tendrá que asumir la parte proporcional del daño.
Ir arriba